jueves, 30 de mayo de 2013


Feo, fuerte y formal
Eso cantaba Loquillo, yo en este asunto me decanto por la letra de Fito y los Fitipaldis que considero de una gran belleza: 

He aprendido en esta vida de lo bueno y de lo malo 
Me he elevado por el cielo y me he arrastrado por el barro 
Más de treinta y cinco años Y doscientos diez defectos 
y he tocado la locura con la punta de los dedos 

Voy mirándome en los charcos 
yo no necesito espejos 
sé que soy mucho más guapo 
cuando no me siento feo 

Nunca me han interesado ni el poder ni la fortuna 
lo que admiro son las flores que crecen en la basura 
¿dónde se han quedado tus sueños? Tienes el alma desnuda. 
Después de romper la ola, sólo nos quedó la espuma. 
Feo, Fito y los Fitipaldis

Aunque, por suerte, la belleza es relativa y muchas veces depende de quien mire, otras veces a demás no sólo cuenta el factor puramente físico a la hora de catalogar a algo o alguien de feo/a. Para mí lo más feo es una persona prepotente, intolerante, tóxica... Esas personas que dedican todo su esfuerzo a embellecer su cuerpo tampoco resultan bellas a mis ojos. ¡Seré yo la rara!

Buscando,buscando he encontrado los cachibaches más feos con los que convivo y hasta me parecen bonitos!




Mixeur
Cambio radical de tema. Hace tiempo que alucino con un programa de televisión porqué me parece fuera de lo común, se trata de Mixeur, tiene la capacidad de embelesarme, de conseguir que cada propuesta me entusiasme y me interese de algún modo. Para mí es la exquisitez: por lo que muestra y cómo lo muestra. Es mucho más que un programa que trata sobre tendencias gastronómicas.


Soy deboradora de programas de cocina tipo los reportajes de El Bulli, en la televisión catalana me gustaba ver Karakia donde se compartían recetas y más, etc. Antes de Masterchef ya era fan de Top Chef, y de hecho me sigue gustando más éste anterior por la calidad de los platos elaborados y por los concursantes mucho más expertos en la materia,  en la versión española tira más por la vertiente del reallity que tanto parece gustarnos...