miércoles, 1 de mayo de 2013

No digas que está bien


Un día más,complicado como ya van siendo muchos, inevitablemente hoy se ha hablado mucho de trabajo o mejor dicho, de la falta de éste. Como ciudadana a mi cada día me da mucho qué pensar la situación adversa (por decirlo muy suavemente) en la que estamos sumergidos y ahogados desde hace un tiempo y a la que no le veo un final muy inmediato... 

Se podría hablar tanto sobre este tema... Siento la crispación de los vendedores porque nadie compra, de los que se empiezan a desesperar porque el "paro" se les acaba, de los que ven a su empresa despedir a compañeros con miedo de ser el próximo... Pero también veo la otra cara, la de los que abusan. No hace falta decir como se abusa de la gente que tiene miedo, hace falta tener muy poca vergüenza y desconocer por completo términos como solidaridad o dignidad y muchas otras características que nos humanizan para aprovecharse de alguien en un momento así. Bueno, la historia nos puede dar algunos ejemplos de este hecho, desgraciadamente sí que es verdad que la historia tiende a repetirse.

Jugar con los coches
Hoy en mi cabeza suenan canciones de mi grupo favorito (o uno de los más favoritos), siempre están ahí sus preciosas, complejas y contundentes letras. Aunque adoro a Ivan no puedo evitar sentir nostalgia de Los Piratas.

Eh, no digas que está bien
No digas que pasó y que no debió pasar

No, nunca voy a creer

Que no puedo dormir

Y me repito que la culpa no es de nadie
Aunque te odie a ti

Mi grado de frustración es siempre ambiguo
Y las cosas que más me gustan siempre me hacen llorar
Mi infancia ha sido tan larga que nunca acaba de terminar
Y sigo buscando algo que me divierta de verdad


El placer de observar nuestras propias creaciones
Transformación de la materia. Aproximación al arte.

Cada disco es un pequeño espacio, singular, propio, donde exponer, mostrar, compartir aquello que hemos creado.




Materiales con los que descubrir múltiples posibilidades, la forma, el espacio, la tridimensionalidad. El espejo permite experimentar con la profundidad.


El retroproyector ofrece un abanico inmenso de posibilidades, de juegos, en esta ocasión ofrecemos las figuras de papel de celofán, redes donde insertar, o no, las piedras transparentes y opacas o los botones expuestos en la estantería de al lado. También hay pañuelos con distintas texturas y transparencias.


A nuestras plantas habituales se ha añadido una nueva: una niña se presentó una mañana con un tarrito de vidrio con unos granos de maíz empapados en agua dentro. Algo tan sencillo y ha resultado ser un importante foco de interés. Cada día comprobamos si ha crecido, si necesita más agua y todos quieren sostener el tarro para poder ver con todo detalle la nueva planta.

Está escondida dentro de medio coco, apoyada sobre una base muy acogedora...


Alba nos trajo unas flores que estuvimos oliendo, tocando y finalmente pasaron a decorar una de las mesas del aula. 


Un rincón donde mirar cuentos, álbumes, o sentarnos tranquilamente...


En la silla suele estar  la bolsa de tela donde guardamos los muñecos que cada niño o niña trae consigo a veces, para que cuando quieran los puedan guardar y volver a coger.


Formación en Rosa Sensat
Ayer fue el último día del curso al que he estado asistiendo en Rosa Sensat, un día especial por ser la despedida, porque tal vez no volvamos a encontrarnos con las compañeras, después de haber compartido tantas horas de experiencias y reflexiones entorno a la educación. El curso pretendía ofrecer una nueva manera de mirar y siento que ha contribuido a ampliar mi mirada, cómo puede ser que saque tanto partido de los cursos y la universidad me deje tan fría?

Este verano en Rosa Sensat impartirán cursos Alfredo Hoyuelos, Gino Ferri y Montserrat Fabrés, sólo puedo hablar por estos tres dado que al resto de formadores no los conozco, daría lo que fuese por poder asistir al de Alfredo Hoyuelos pero se me solapa con el trabajo... ¡Totalmente recomendado!