miércoles, 15 de mayo de 2013

Pero prohibido quejarse


Empieza la semana con la gala de entrega de los Premios Max del teatro, en la 2, como no podía ser en otro canal de televisión. Sin Wert, como no podía ser de otra manera. Con críticas a la situación actual de la cultura, como debía ser!

"No es escandaloso que unos cuantos banqueros vayan a parar a la cárcel, lo es que el resto circulen libremente".

Pero, por favor, sigamos quejándonos
Este miércoles el Movimiento 15M cumple dos añitos, en mis notas de entonces leo: "la crisis del siglo XXI es de conciencia", "Malestar... años gestando el descontento, la desilusión y la incredulidad... pasividad absoluta antes la corrupción, la injusticia y el abuso...". 

Por esas fechas yo estaba currándome un puesto en la educación pública, era mi sexta substitución, a las 8 horas de trabajo le añadía tres más, por el trayecto y para prepararme las clases. Después iba a la universidad hasta las 9 de la noche y los fines de semana me los pasaba haciendo trabajos y estudiando. Pero muy contenta, porqué pensaba que me esperaba un futuro aceptable que pensaba conseguir con mucho esfuerzo.

Aún no sabía que debería cambiar de universidad, el Plan Bolonia me obligaría por no dejarme compaginar el Practicum con el trabajo, después de haber luchado a muerte por el 9 y pico que pedían para entrar en la carrera de Educación Infantil en la UAB. Que  estudiar en una privada online me supondría un año más y pagar unas costosísimas convalidaciones, a parte de una matrícula de escándalo. 

Pero lo peor fue oír a profesores y decanos decirte eso de "o estudias o trabajas" sin pestañear. Y quieren hablar de fracaso escolar, de abandono de los estudios?? Ah, pero es que sobran universitarios, no?

Esperando el sol
He recibido el pedido de Asos: un bikini de topitos. Lo miré con mucho aumento y pensaba que eran cuadritos vichy, espero que me quede bien, no he tenido ganas de probármelo... Llueve.