sábado, 17 de agosto de 2013

En dos días

Le he encontrado una pareja perfecta a mi falda de tenis, una camiseta tipo animadora con la espalda escotada de H&M, de las pocas cosas que me he comprado últimamente. Lo que me gustó, a parte de que queda ceñida, es que es de algodón y no de ese sucedáneo que tanto veo últimamente que siempre se cala el sujetador.


Doble Zer00
El jueves fuimos a cenar al Doble Zer00, un restaurante pequeñito escondido en uno de los callejones cercanos al Mercado de Santa Caterina (El Born) en Barcelona. Hace tiempo que oí hablar de él y teníamos ganas de ir, valió la pena!!

Echamos un vistazo a la amplia carta y ya vimos que en un día no íbamos a poder probar todo lo que nos gustaría, nos decantamos más por las tapas exóticas que por el sushi, así que elegimos estos platos:


Fideos Singapur
A los dos nos tiran mucho los fideos así que un plato tenía que caer! Nos gustaron muchísimo, realmente buenísimos!


Ebi Yuzu
Qué puedo decir de esta deliciosa tapa, que la salsa fue la mejor sorpresa de la noche! El langostino sabroso y el rebozado muy crujiente pero la salsa me la hubiera comido a cucharadas!


Surtido Sashimi (salmón, atún y pez mantequilla)
Elegimos el de 9 piezas, muy mal hecho, no sé como estuvimos porqué nos quedamos con ganas de más!


Foie con unagui y mango caramelizado en won tow frito
Este plato es tan espectacular a la vista como al paladar. El foie y el mango casan a la perfección y el aliño con un toque de cítricos potencia el sabor de ambos, a demás el won tow es un crujiente contenedor perfecto!




Igual que hemos puesto por las nubes los platos tenemos que advertir que el saque es flojito...


Pero los postres te vuelven a hacer volar jajjaja!! Pedimos por probar dos distintos y a cada uno de nosotros nos gustó uno en especial: a Miguel la bola de chocolate coronada con salsa de judías dulces y acompañada de helado de te y cacahuete. A mí la crema de yogur con un tipo de mandarina enana.


Rubí (Born, Barcelona)
Después de cenar estuvimos paseando por el Born y acabamos en el Rubí, hace tiempo que no pasábamos, tanto que lo vimos muy cambiado... Lo que más echamos de menos son los fabulosos cócteles de antes que ahora han remplazado por ginebras aromatizadas. Probé la de canela, bien, correcta. Estuvimos muy a gusto porqué no estaba muy lleno, aunque encontramos demasiado bajita la música...












¡Fue una noche genial! Intentamos no volver demasiado tarde a casa porque al día siguiente teníamos planeado subir a Tossa a pasar un día de playa y comer un buen arroz!

Tossa (Costa Brava)

Tossa es uno de los pueblos de la costa catalana más bonito, por su playa con las vistas del castillo y su bagaje histórico. A parte se come muy muy bien!!
Buscamos alguna recomendación de un buen restaurante y así dimos con Can Pini.

Pedimos mejillones de playa al vapor como entrante, a Miguel le encantan y a mí no tanto, pues bien, estaban tan tan exquisitos que pensé que jamás los había probado tan buenos. Miguel lo corrobora, pequeños de tamaño y con una salsita tan en su punto... hay que probarlos, indescriptible. 


El vino lo elegimos rosado, como no nos gustan muy espumosos nos decidimos por éste de las bodegas Pere Guardiola, de D.O. Empordá, y fue un buen acierto. 


Y entre las opciones de arroces elegimos el caldoso con centollo y cigalas. Como hacen habitualmente en este tipo de restaurantes, te sirven un plato y te dejan la cazuela de barro al lado para que te vayas echando más y no dejamos ni un grano de arroz!



De postre yo pedí la crema catalana por recomendación y la encontré igual que la que prepara mi madre, lo que no sé qué decir... Que a mi madre le queda muy buena sí, pero para eso ya la como en casa.
En cambio el milhojas de crema con fresas de Miguel mmm... un placer para los sentidos!




Antes de comer estuvimos en la playa, aunque estaba muy llena el ambiente siempre es relajado y está todo muy limpio, es de agradecer.
Después de comer, ya que subimos a la zona del castillo, fuimos un buen rato a la cala y no cabía un alfiler. Ya de vuelta al párquing paramos a tomar un zumo de fruta (sandía y plátano) de esos que te preparan al momento y bien fresquito nos sentó genial!





Paseando por las callejuelas, entre puestos de souvenirs y utensilios de playa, hay cosas que no cambian.

¡Gloria!
Los suecos Mando Diao me han conquistado con su tema Gloria, sobretodo después de ver el videoclip con una estética tan sesentera.