domingo, 16 de febrero de 2014

INSÓLITAS MIRADAS 4

4ª jornada de Insólitas Miradas en Barcelona

La cultura del atelier, los lenguajes expresivos, manipulativos y plásticos en la educación de 0 6 años: la experiencia de las escuelas municipales infantiles de Reggio Emilia, Italia.

Unas jornadas educativas, más allá del aprendizaje que pueda suponer el conocimiento de proyectos de otros profesionales, pienso que nos aportan a las personas que nos dedicamos a la educación la oportunidad de compartir puntos de vista, opiniones, vivencias, dudas, etc. 

Esta vez tanto Alba como yo habíamos corrido la voz para animar a muchas compañeras a venir, ya lo sabéis quienes me leéis. Creo que es la excusa perfecta para reencontrarnos y ponernos al día en muchos asuntos. Al programa de las jornadas nosotras le añadimos una hora anterior de desayuno con tertulia en petit comité que es realmente interesante!

Aún así, he echado de menos a mucha gente con la que me hubiese encantado compartir esta experiencia, espero que en IM5 sea posible;)

Al final hemos ido Alba y Tere de mi escuela, Laura, amiga de Alba, Mar, amiga de Tere, y Ali, amiga mía. Todas con la suerte de estar trabajando y, a demás, en nuestro ámbito.



En esta ocasión podíamos comprar estos interesantísimos libros:
  • Arte y creatividad en Reggio Emilia de Vea Vecchi (Ediciones Morata).

La autora trabajó como atelierista en la Escuela Infantil Municipal Diana en Reggio Emilia durante más de treinta años.

Si queréis saber más sobre el libro y sobre Vea Vecchi aquí. Recomiendo leer el prólogo a cargo de Alfredo Hoyuelos.
  • Escuelas infantiles de Reggio Emilia. La inteligencia se construye usándola. (Ediciones Morata).

En este libro se recogen varias experiencias educativas que tienen lugar en las escuelas de Reggio Emilia, para saber más aquí.
  • En diálogo con Reggio Emilia. Escuchar, investigar, aprender. De Carla Rinaldi.



Empieza la jornada con la bienvenida por parte de las organizadoras del evento: Paola Soggia (a la derecha), atelierista y designer y Francesca Davoli (de azul), pedagoga y profesora de UVIC. Y la presentación de las dos ponentes invitadas: Marina Mori (en el centro) y Anna Albert (a la izquierda). Y en primer plano la traductora, Alba.


Introducción a los significados de la cultura del atelier

Marina Mori empieza compartiendo su concepción de niño, como sujeto de relación, dotado de grandes potencialidades, de diversos lenguajes, de curiosidad, de atracción por lo nuevo, y a la vez de prestar atención a lo conocido, competente, capaz de concentrarse, de sentir asombro por la vida, por vivir y por descubrir.

Nos habla del concepto de creatividad por Loris Malaguzzi. Estas son dos de las citas que Marina comparte con nosotros:
"El hombre, el individuo, no puede prescindir de la creatividad, por otro lado la creatividad es ineludible, cualquier ser, en cualquier modo, es siempre portador de una potencialidad creativa. Todos los hombres son potencialmente creativos. Quien me roba la posibilidad de intentar ser creativo es alguien que roba algo al hombre pero también a los hombres en el sentido más amplio".
"A pesar de todo, es lícito pensar que la creatividad, como saber y asombro del saber (el derecho más grande que a menudo no se reconoce al hombre), pueda ser el punto fuerte de nuestro trabajo con la esperanza de que pueda convertirse en una habitual compañera de viaje de la evolución de los niños"
Nos explica que el atelier nace para contribuir a la ruptura con viejos esquemas pedagógicos. Rompe con una concepción pedagógica hecha fundamentalmente a base de palabras.
"El conocimiento es muchas veces un proceso impredecible y libre".
Cuando se refiere al conocimiento, enfatiza que éste siempre va ligado a la emoción, a la sensibilidad...

Atelier

A continuación Marina nos acerca al concepto de atelier a lo que éste comporta. Nos dice que la cultura del atelier tiene que ver con la complejidad natural con la que los niños conocen el mundo. Los conocimientos de los niños se construyen vinculados a más de un lenguaje (100 lenguajes, Loris Malaguzzi).
Añade que la experiencia pasa a través de canales emotivos.

Enfatiza, lo que para mí es esencial, la importancia del proceso. Creo que es necesario que los educadores transmitamos el valor del proceso por encima del valor que se le da al resultado, cuando documentamos captamos esta secuencia de pasos, ayudamos a las familias a entender el gran aprendizaje que suponen cada uno de estos pequeños pasos, si sólo les ofrecemos resultados (obras acabadas) educamos a valorar el resultado final.

Marina usó esta cita de Klee tan ilustrativa de sus explicaciones.
"...Y aún sin ser tan temerario de creer entender el núcleo de la creatividad, tengo curiosidad por espiarla a más no poder".

Paul Klee
Inciso:
Cuando veo cómo a las familias y algunos educadores les preocupa que los niños y niñas adquieran conocimientos, conocimientos que están ahí, al alcance de su mano, les explico que a mí me enseñaron a pensar por mí misma y a tener curiosidad por descubrir y es el regalo más grande que jamás me han podido hacer. 

Es la diferencia más notable que percibo entre las dos universidades donde he estudiado: mientras en una pretendían que llevaras a cabo tu proceso de aprendizaje por medio de un Portafolio personal, otorgándote la responsabilidad de tu propio aprendizaje según tu grado de implicación, y te ayudaban a indagar sobre los temas propuestos de manera autónoma (a buscarte la vida, vaya), en la otra te ofrecen los temas resumidos, listos para ser engullidos (con suerte algo digeridos) y escupidos en el examen.

Lo más triste, desde mi punto de vista, es que sea en la carrera de Educación Infantil precisamente donde te lo dan todo bien masticadito.

Documentar en la escuela

Como no podía ser de otra manera, Marina habló de la importancia de la documentación. Como instrumento de autoformación del maestro, para confrontarla con uno mismo y con los demás, para reflexionar y para realizar interpretaciones. A través de la documentación los propios niños pueden ver de lo que son capaces, ver lo que hacen.

Nos muestra las imágenes de un grupo de cuatro niñas en una escuela de Reggio Emilia, dos de ellas deciden hacer un caballo con barro y lleva a cabo todo un análisis del proceso a partir de la documentación de estos dos casos. Concluye diciendo que si no somos capaces de ver las diferencias acabaremos por ofrecer a todos los mismo, que es lo mismo que no ofrecer nada.

Centro de Investigación de Reggio Emilia 

Imagen extraída de
http://www.reggionarra.it/luoghi/centro-internazionale-loris-malaguzzi/
(interesante página)
Imagen extraída dehttp://www.professionearchitetto.it/news/notizie/17255/Ampliamento-della-scuola-dell-infanzia-e-primaria-al-Centro-internazionale-Loris-Malaguzzi
(Hay muchas más imágenes del Centro)
Lo que lo hace único es que nace del diálogo entre este lugar y las escuelas. Este diálogo es lo que aporta calidad a ambos.

Parte 2
Me queda la explicación y una reflexión sobre los dos proyectos presentados por las ponentes que haré en otra entrada para no hacer ésta eterna.