viernes, 12 de septiembre de 2014

MIEDOS Y TEORÍAS SALVAJES

He mirado debajo de la cama,
dentro del armario ropero,
tras las cortinas de la ventana...

Nadie se oculta en mi penumbra,
en la oscuridad que creo al cerrar los ojos,
al taparme la cara con la almohada.

Nadie respira en el silencio tenso
de mi miedo infundado.


De Los detectives salvajes a Las Teorías salvajes, la primera novela de Pola Oloixarac. Es de aquellos libros que me entran por la vista y que empiezo a leer con cierta predisposición a que me encante, aunque no sabría qué decir ahora que ya lo leí. En dos tardes de piscina y dos siestas sin dormir acabé con sus 275 páginas, tal vez me precipité, lo debí leer menos atropelladamente para ir digiriendo la gran cantidad de citas, referencias y alusiones (de las que muchas seguro no entendí). 

Lo que tengo claro es que agradezco siempre una lectura diferente y ésta lo ha sido para mí.


Hace poco hablaba de películas que quería ver, y una de ellas, Arrebato, me dejó con más dudas que la novela de Pola. ¿Es cine? ¿Es un experimento? Da igual, no había visto nada similar hasta ahora (y es de 1980). ¿Cómo un film tan hermético puede resultar una bocanada de aire fresco? Debe ser que necesito más rarezas que contrarresten la monotonía que llega a mi pantalla, bueno, de vez en cuando me tropiezo con alguna joyita...


Me gusta usar las agendas como libretas de notas y las cajas de lo que sea para guardar tesoros. Por eso recibir estos tres regalitos sin motivo aparente me ha parecido un bonito detalle.


11 de septiembre y cumpleaños de Miguel 
Siempre es festivo y siempre lo celebramos (a diferencia del mío). Este año, con una barbacoa en el patio (que tanto trabajo nos está dando desde hace meses y que aún veo a medias). Montamos brochetas, preparamos hamburguesas auténticas y emborrachamos a los asistentes, así todos contentos!

Mi regalo para Miguel: unos zapatos comprados en Bangkok que gritaban su nombre!


Su auto-regalo: otros zapatos, por si no volvemos a Tailandia en mucho tiempo...


Y otro de los regalos: un muñeco, porque alguien piensa que a nuestro cuarto de baño le faltan más juguetes...