miércoles, 18 de febrero de 2015

PROVOCAZIONE

Cuando los animales llegaron a nuestra aula lo hicieron por sorpresa,
 ahora ya forman parte de ella.

Son libres de habitar espacios, de subirse a los troncos, de andar de nuestra mano por distintos rincones... Por eso nunca están encerrados.



Entiendo la provocación como el hecho de despertar algo dentro del otro que le impulse a actuar, encender una llamita que el otro haga crecer.





Sencillez y orden

Este rincón de nuestra aula se ha transformado, 
ahora es un espacio nuevo lleno de posibilidades por descubrir.