sábado, 4 de abril de 2015

MIEDOS Y PARANOIAS

¡Hola a todos, si es que alguien está por aquí en plena Semana Santa!

Qué suerte para los que aún estáis de vacaciones, hoy en Barcelona ha hecho un día bastante normalucho y el sol se ha hecho el huidizo, pero a  parte de eso, parece que ya empieza a despedirse por fin el invierno y yo le estoy enormemente agradecida por irse!

Hoy me he comprado dos vestidos, de esos que en dos días no me podré poner por el barrigón, pero es que me han encantado, ya me veréis con ellos cuando los estrene. Uno es de segunda mano del Retro City y el otro de H&M al 50% de Dto. y los dos son una explosión de color, como a mí me gusta!

Este año han sido muy minis las vacaciones de Semana Santa porque necesitaba días de reclusión y concentración para el trabajo de fin de grado y me está costando horrores escribir tres líneas seguidas, qué frustración! Pero lo que es leer sobre el tema, me estoy convirtiendo en toda una experta!!

No sé si sabéis que soy bastante miedosa, me encanta estar sola en casa pero cuidado que mi cabeza no empiece a imaginar porqué entonces soy capaz de no atreverme a dormir sola en la habitación o no poder apagar la luz ni que sea la hora del Planeta. Siempre me trago los terribles casos de Crímenes Imperfectos, no por morbo, si no como un ejercicio de entrenamiento para saber responder ante cualquier ataque o agresión! (Vale, estoy dramatizando un poco, pero desde que veo este programa que cierro el seguro del coche SIEMPRE y trato de no coincidir con desconocidos en callejones oscuros). 

A demás, tengo un plan de evacuación rápido del piso en caso de que alguien entrara estando yo dentro, la previsión ante todo! 

Lo más curioso es que lo que me asusta casi siempre es totalmente surrealista. Soy de las que estoy concentrada escribiendo en el ordenador y de pronto me da que hay alguien o algo justo detrás mío y me tengo que girar a mirar unas cuantas veces, como si lo que sea que está tras de mí se hiciera transparente o se escapara de mi ángulo de visión y aún sin verlo siguiera ahí... 

Hace unas cuantas noches no tenía nada de sueño y después de mucho rato en la cama tratando de dormirme me levanté y me tumbé en el sofá a ver la tele. Eran las 3:30 y milagrosamente echaban una película que ya había visto pero que me apetecía muchísimo volver a ver: La habitación de Fermat. Quizás no sea la película más alegre del mundo, pero como para dar miedo no es... 

El caso es que mirando hacia la tele tumbada en el extremo del sofá de la chaise longue (dejando todo el resto vacío, bueno con los cojines tirados por encima) me daba la sensación de que el resto del sofá estaba ocupado por unas cuantas niñas lánguidas y pálidas en camisón. Cuando miraba esperando verlas (gracias a quien sea no estaban!!!) pero cada vez que me giraba las seguía viendo por el rabillo del ojo y me parecía estar muy acompañada en el comedor. ¿A que da grima? ¡Me la está dando a mí de recordarlo! 

Así es mi cabecita, creo que el cine tiene mucha culpa de ello... menos mal que la película consiguió captar mi atención y me alejó de malos pensamientos. Por cierto, os la recomiendo si no la habéis visto:)

La habitación de Fermat (2007)

Director: Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña
Reparto: Alejo Sauras, Elena Ballesteros, Santi Millán, Lluís Homar, Federico Luppi, otros.


Me gusta mucho la trama y el desenlace y las actuaciones de Homar y Luppi me parecen sobresalientes, sin desmerecer al resto que también están muy bien en su papel.

¿Algún miedo a paranoia confesable? ¡Si es inconfesable también vale!