jueves, 26 de enero de 2017

FRIDA



Para combatir el dolor pienso en Frida, fue para ella un compañero de vida que no le dio tregua. La migraña es un dolor bastante paralizador: me encojo y espero como un animalillo asustado a que afloje, me hace sentir vulnerable, cobarde, pequeñita. Sé que tarde o temprano pasará y volveré a retomar mi vida con normalidad. Decididamente creo que es el viento el que trae las peores migrañas, y seguimos con mucho frío, frío del que se te mete dentro, frío en muchos sentidos.


Frida, así como quien no quiere cosa, siempre anda por ahí... Empiezo leyendo una biografía, cosiendo una muñeca, comprando un libro ilustrado precioso por Maria Hesse, recibiendo otro libro de regalo...

Y sin pretenderlo también, Juno juega con un viejo collar mío usándolo como gorro-diadema, como suele hacer con prácticamente todo: comprobar si se sostiene en su cabeza. Y viéndola con esas flores y ese colorido me da por pensar de nuevo en Frida Khalo.






Este enero se me está haciendo un poco pesado, eso de que es mi mes, ¡para nada! Renuncio a él! Con ganas de sentarme a escribir, hoy simplemente un saludo :)