domingo, 1 de julio de 2018

NO DOCTORS, NO HOPE

Hace unos días que vi el anuncio de Cruz Roja de la agencia Sra. Rushmore ganador Grand Prix en el Festival Internacional de Creatividad publicitaria de Cannes. Lo comparto por si alguien no ha tenido oportunidad de verlo.


El spot dura apenas dos minutos y fue rodado en Beirut, prácticamente toda la trama transcurre en el interior de un coche.

El anuncio me ha gustado porque da visibilidad a un hecho que escuchamos con demasiada frecuencia en las noticias: "han bombardeado un hospital en... (cualquier ciudad de cualquier país en guerra). Con este anuncio consiguen que te pongas en la piel de quienes padecen estos ataques a hospitales, a médicos..., a la salvación, en definitiva. A partir de uno de tantos casos, el del enfermo que jamás podrá ser atendido. Y van más allá, ¿hay algo más duro que no poder salvar a tu propio hijo aún luchando con todas tus fuerzas?
Seguro que estos días estáis viendo en las noticias como rescatan los cuerpos sin vida de tres bebés más en el Mediterráneo, mientras otras muchas personas permanecen desaparecidas. Para que los "casos" sean personas, e importen de veras, parece que necesitemos ponerles cara, nombre, etc. Es triste pero el ser humano funciona así, y muchas empresas saben cómo hacer para tocar sensibilidades, solo espero que detrás del marketing existan buenas intenciones.
Es tan potente porque es fácil ponerse en la piel de este padre desesperado que trata de calmar a su hija durante un trayecto que se hace demasiado largo dada la gravedad de la niña. Una angustiosa carrera para llegar a tiempo a un hospital, un hospital que ya no existe porque acaba de ser bombardeado.

Todos hemos necesitado un médico en un momento dado, en algunos casos, casi desesperadamente, como sucede en esta historia. Se trata de una ficción pero retrata situaciones que suceden, que son vividas por personas, que afectan a hombres, mujeres, niños, ancianos...

A través de la breve secuencia se transmite el dolor, la injusticia y la crueldad que supone un conflicto armado, su poder destructor y desesperanzador.

Aún así, perdonad que desconfíe de ONG's que funcionan como empresas, se ponen el cartelito de "sin ánimo de lucro", consiguen todas las ventajas fiscales y mueven muchísimo dinero. Gozan además del trabajador más barato y involucrado que existe: el voluntario. 

Aún así, feliz domingo.