sábado, 31 de mayo de 2014

BOHEMIO

Calamaro para mí es el mito y a los mitos hay que verlos muy de lejos para que no pierdan el brillo, para que sigan siendo un poco de realidad y mucho de fantasía. Me quedé con la pose del pelo rizado y las gafas de espejo, realmente no importaba mucho su aspecto cuando lo que me atrapaban eran las letras de sus canciones, ya era perfecto así.

En mi coche hay una cinta de casete del álbum Honestidad Brutal de Andrés Calamaro, y como aquella persona junto a la que has vivido momentos irrepetibles, cada una de las canciones de esa cinta son partes de mi vida de las que no me quiero despegar. Honestidad brutal es como el libro que más relees de tu mesita de noche, siempre está ahí y cada vez que lo abres sientes que lo redescubres. Tiene algo íntimo y crudo al mismo tiempo, como esa novela que te marca a los dieciséis.


Aún hoy, no olvido su etapa de Los Rodríguez, de Palabras más, palabras menos, porqué todavía me da un vuelco cuando escucho Para no olvidarTodavía una canción de amor o La puerta de al lado. De Buena suerte recuerdo con cariño Mi enfermedad y Engánchate conmigo. Y, claro, está Sin documentos, siempre que escucho esa canción me produce un flashback, y cada Navidad brindo por las mujeres que derrochan simpatía, aunque tengo debilidad por Mi rock perdido.

"Voy a intentar escribir el rock de los vicios voy a intentar escribir el de los sacrificios.Voy a perseguir cada palabra con alientohasta que al fin,se rinda alguna para mí.Voy a tratar con la tinta, voy a tratar con la imprenta. Voy a intentar decir la verdad aunque seguido mienta. Voy a perseguir a la canción perdidahasta que por azar, se rinda alguna para mí.Hay mucho rock de mujeres ajenas de mujeres que nunca existieron. 
Hay rock&roll de leones y también los hay de corderos. Por eso te pido (amigo desconocido) si ves a mi rock perdido, lo traigas por aquí (lo traigas por aquí)."

De Alta suciedad me quedo con Crímenes Perfectos. Y de La lengua popular, como no, con Los Chicos, Soy tuyo, Carnaval de Brasil...

A su último disco, Bohemio, no le tengo tanto trote como a los anteriores, pero me da alegría comprobar como sigue enganchándome con su música y sus letras con temas como Inexplicable, Nacimos para correr y Bohemio:
"Bohemio en tu deseo de aferrarse a las espinas de las rosas, bohemio que prefiere que la noche lo acompañe a caminar. Te quiero porque adentro del abismo vas a seguir siendo el mismo, para mí."


El 20 de mayo en Razzmatazz me enfrenté a la realidad, con unas ganas locas de verle en directo y la conciencia de que no vería al mito, de hecho vi a la persona y me sentí increíblemente feliz de estar allí, no podía dejar de cantar y bailar cada tema como si no hubiese mañana. Aunque era imposible que sonasen todas mis canciones favoritas ¡es una máquina de hacer canciones! Cantó Los aviones del álbum Honestidad brutal, creo que fue una de las que más me emocionaron...

"Me olvidé de avisar,
no te voy a llamar
ni una sola vez en cuatro días
o si no, mujer, voy a hacer
cualquier cosa que me digas."
También de Honestidad brutal eligió Te quiero igual (yo hubiese preferido Cuando te conocí, por ejemplo) pero le dio bastante vidilla al concierto aunque costaba seguirle porque varió bastante el tono, y Paloma:

"Quiero vivir dos veces,para poder olvidarte.Quiero llevarte conmigo y no voy a ninguna parte.No te preocupes, Paloma hoy no estoy adentro mío,tu amor es mi enfermedad, soy un envase vacío."

De El Salmón empezó el concierto con Output-Input, luego cantó El Salmón y creo que ninguna más. No faltaron temas como Flaca, Sin documentos, Loco... Y de las que más disfruté: Los Chicos, muy emocionante ver en la pantalla las imágenes de los que ya no están.
"Muchos amigos se fueron antes que yo,
y me dejaron solo, 
por eso si el invierno hace frío,
también bajo al infierno un poco.
Supongo que nadie se va del todo,
espero que exista algún lugar,
donde los chicos escuchen mis canciones
aunque no los escuche opinar"





Me gusta el bohemio, el excéntrico, la idea que me he creado de Andrés, por eso no le veo cuando sale en la tele, yo adoro al compositor. Algo similar me sucede con Bunbury, a quién veré en concierto en junio.