martes, 23 de agosto de 2016

CARTA A LOS REYES MAGOS DE...

hoteles, hostales y casas rurales sin mucha estrella, ni mucho vip, ni mucha tarjeta oro...

Queridos propietarios de todo este tipo de hospedajes que acabo de señalar, destinados a gente del montón como yo, que pisa el hotel casi exclusivamente para ducharse y dormir, y que busca eso tan tronado de buena calidad-precio:

1) Echo de menos las dos botellitas de agua fría que tanta ilusión me hace recibir en los hospedajes de toda Asía, o toda la Asia que he visitado que tampoco es poca (tal vez es que he tenido mucha suerte...).

2) Un calentador de agua y dos bolsitas de te, para cuando llegas rendida de una jornada maratoniana de visitas varias; ya si son 4 o 2 de te y 2 de capuchino, se me caen las lágrimas.

3) Un par de pastitas típicas de la zona, perdonad pero los caramelos no me valen, y ya sé que es un capricho, pero cuando las hemos recibido nos ha gustado tanto el detalle!

4) Información turística y gastronómica de calidad, no restaurantes guiri, ni grandes cadenas que encuentras sin salir de tu país. Esta petición es de Miguel pero la secundo.

5) Hosteleros no os gastéis el presupuesto por habitación en el gorro de ducha, ni en la esponjita limpia zapatos (¿dónde narices me darían eso?), sí que agradezco el mini-cepillo de dientes con la mini-pasta (aunque sabe a talco y solo te llega para una vez), porque soy de las que siempre se lo olvidan, por eso de lavarte los dientes hasta última hora... Ya sé que es tan sencillo como llevarte otro cepillo, no el que llevas en danza, pero soy un poco cazurrilla a veces jejejej!!

Juno en un hotel que nos gustó
Puestos a pedir...

6) Mejor poca decoración que cutreces, y entran en esa categoría los cuadros horrorosos u otros objetos feos colgados de la pared, los jarrones con flores de plástico o tela, etc. Dejad volar vuestra imaginación, o vuestros recuerdos, seguro que se os ocurren unos cuantos espantajos...

7) Las colchas, por lo que más queráis, que no den grima, que no me vea obligada a retirarla con la punta de los dedos por temor a coger una infección.

8) Y lo más importante, si hay moqueta que esté limpísima, sino prescindamos de ella (el mismo criterio para las alfombras).

Mi reflexión...

A) Los hoteles cutres llaman a lo cutre y en ellos todo parece, y es, pero es que lo es a gritos: viejuno, de mala calidad y sin gusto estético alguno.

B) Sus empelados tienen caras tristes, apáticas, resultado de trabajar donde jamás hubiesen elegido hacerlo, con sueldos malos, y uniformes que sientan rematadamente mal.

C) La recepción suele ser una muestra clara de lo que vas a encontrar en el resto de las instalaciones: descuidada, llena de trastos, poco acogedora... También acostumbran a vender, como souvenirs, objetos pasados de moda, pero no lo suficiente para ser kitsch o retro (en este caso me gustarían jejejej).

En un pago gallego restaurado precioso

Auto-crítica, esta vez poca jejjee!!

Le he leído esta entrada a Miguel y dice que parezco una tiquismiquis (dijo otra palabra), pero no me importa, digamos que este verano uno de los hoteles en los que hemos estado, me ha inspirado enormemente... 

No me importa dormir al raso en el desierto, en hostels, albergues, haimas, en una tienda donde no nos cabían los pies (en las Islas Cíes)... Hemos estado en países donde el acceso al agua es un privilegio, me adapto sin problemas a cualquier contexto, menos los hoteles que son cutres por una falta total de cariño y respeto al huésped.

Seguro que no soy la única que tiene sus manías con respecto al tema de los alojamientos ajenos jejjee!! ¿Cuáles son vuestras manías? ¿Qué es lo que os pone los pelos de punta? O en positivo, venga, ¿qué os gustaría encontrar en vuestra habitación ideal?

lunes, 22 de agosto de 2016

MARÍA

En la entrada anterior me preguntaba si es posible querer sin haber sido querido, y como este hecho se convierte en una pescadilla que se muerde la cola y no genera más que dolor, porque podemos prescindir de muchas cosas en la vida, pero creo que todos necesitamos sentirnos queridos, empezando por nuestra niñez.

No caigamos en aquello de "luego no se acuerdan"; hace poco una amiga me decía que su hija había llorado mucho durante los primeros meses de la escuela infantil, pero que no pasaba nada porque le preguntó si se acordaba y le dijo que no. Todo lo que nos sucede en la infancia importa, de un modo u otro, son las vivencias, las personas, las sensaciones, las que van a ir conformando la persona que somos. ¡Mira si importa!

En la otra cara de la moneda de estos padres incapaces de querer, porque a su vez ellos jamás se han sentido queridos, están los padres que quieren y respetan, no solo a sus hijos, aunque sí especialmente. También en la entrada anterior, os hablaba de María un poco de pasada, y llevo todo el día con esa sonrisa en la cabeza, porque María es dueña de una sonrisa mágica que mezcla alegría y dulzura.


Cuando conocí a María y su hermana pensé "qué encantadoras", e inmediatamente ella y Juno tuvieron un flechazo, fue a través de una larga mirada en la que sucedieron muchas cosas, en la que Juno supo interpretar que esa personita merecía la pena. Es verdad que los niños, mucho mejor que los adultos, eligen bien con quien quieren estar. Juno, que está en plena explosión del movimiento y es un torbellino que no para un segundo, que sube y baja escalones, trepa donde puede, a demás de parlotear mucho y mostrar un geniecillo importante, en brazos de María se la veía relajada, observadora, contenta, dejándose querer y regalándole su lado más tierno.


Solo hay que conocer a los padres de María para entender porque sus hijas son como son: a ser amable se aprende siendo bien tratado, pero también viendo como es bien tratada la gente de tu alrededor, viviendo esa amabilidad. No puede resumirse a una pose, no tiene nada que ver con dar las gracias y pedir las cosas por favor. Debe cumplirse el dicho de "dime de que presumes y te diré de lo que careces", cuando las personas que más formalismos usan del tipo "gracias" y "por favor" que me he encontrado, han sido las más maleducadas, entendiendo mala educación por no escuchar, ser irrespetuoso, egoísta, prepotente... ya os hacéis una idea ¿verdad?

Desde que soy un imán para las niñas por ir con Juno a cuestas, he podido ver muchos tipos de conductas. ¡Qué pronto se borra de la mirada la inocencia! Por eso los cuidados de María hacia la bolita me han robado el corazón: como respetaba las iniciativas, el juego, el ritmo marcado por Juno, acompañándola sin agobiarla, escuchándola, sonriéndole, ofreciéndole sus brazos, su regazo, su cuerpo para facilitar sus movimientos. Poniendo especial cuidado en no precipitarse, pidiendo permiso ante la duda, dando tiempo... 

Me apetecía mucho dedicarle a este encanto de niña una entrada, me da esperanzas ver tanta bondad.

domingo, 21 de agosto de 2016

QUERER ES MÁS QUE DECIR "TE QUIERO"

¡Buenos días! Después de un día nublado hoy parece que asoma tímidamente el sol. El día de ayer me hizo pensar en la vuelta a la rutina, no sé porqué, aún quedan días y no es mucho lo que tengo que preparar... Será que quiero estirar un poquito más este verano largo y seguir viendo como Juno se hace mayor más rápido de lo que yo quisiera.

Estoy tan ausente por aquí porque hemos estado visitando a mi hermana en el camping donde está rematando sus vacaciones, allí Juno ha experimentado lo que es ser el centro de atención de un grupito de niñas y niños, en especial de María, que la ha colmado de atenciones, de cariñitos, de palabras bonitas, y Juno ha tenido la picardía de dejarse querer y ser más angelito que nunca.

Este año empezará la escuela infantil, a mediados de septiembre, con su añito recién cumplido, y tenemos una lista con todo lo que precisa llevar; ahora empezaré a preparar cada cosa, a marcar la ropa, a buscar lo que no tengamos en casa... ¡me hace muchísima ilusión! Esto sí que es un comienzo de etapa :)

Los días de verano son ideales para leer bajo una buena sombra, a raíz de leer un artículo escribí en mi libreta:

¿Se puede querer sin haber sido querido?


Parece que vuelvo a un tema sobre el que estuve reflexionando hace poco, o es que el tema ha vuelto a mí. Después de leer Me muero por tus huesos en DandoVueltassobreVueltas, un texto precioso y real como la vida misma, pensé en los padres que a veces escucho por la calle, en el súper, etc. gritar, despotricar, insultar, humillar, ridiculizar, a sus propios hijos. Y no son tanto las palabras usadas: como "tonto", "inútil", "pesado", etc. como el tono, el desprecio, la mueca que se dibuja en sus rostros al mirar a quienes más deberían querer en esta vida.

No son una mayoría, pero no importa, aunque solo sea un niño el que recibe este tipo de trato, no quiero permanecer impasible y hacer como si no pasara nada: porque sí pasa. Desde mi punto de vista, es muy complicado porque creo realmente que no hay culpables, solo víctimas por ambas partes. El pasado marca, tanto para bien como para mal, y como sociedad compadecemos a los niños y cuando estos se convierten en adultos los culpabilizamos por ser fruto de ese pasado.

Querer es respetar (es muchísimo más, de acuerdo), pero es sobretodo respetar. Entonces, si no has sido respetado, si no te has sentido escuchado ni tenido en cuenta, si tus referentes te han transmitido con sus actos día tras día que no eres válido, ¿serás capaz de respetar? A veces es algo muy sutil, cuando tu padre, madre, o un referente para ti, se mete con la profesora por ser X, con un compañero por Y, con el dependiente de la frutería del barrio por H... Y parece que tú te libras solo por el hecho de ser su hijo. Sientes que el respeto es algo muy voluble. 

Hay quién es incapaz de querer, incluso a sí mismo. Y quien no se quiere difícilmente sabrá mostrar cariño, lo creo así. 

Lecturas de verano
Algunas surgen a partir de un proyecto costuril...




Otras, pura casualidad.


"Amb els ulls plens de tristesa va somriure".
(Con los ojos llenos de tristeza sonrió).
Aloma, Mercè Rodoreda.

domingo, 14 de agosto de 2016

ESCENAS COTIDIANAS

¡Buenos días!
Ya estoy de vuelta, y lo más importante, la planta está bien :) Viva, verde y radiante en medio de la bañera, tal y como me la dejé. Gracias por vuestro apoyo moral y vuestros consejos, creo que esta vez lo conseguiré!

Hace un par de días que estamos aquí y aún no me he situado, hemos traído el desorden a casa, o mientras estuvimos fuera en vez de entrar a robar entraron a llenarnos los armarios de más cosas y más trastos... No sé cómo tengo tanta facilidad acumulativa, pero lo que me queda para organizar tanto caos me da pereza solo de pensarlo.

Un clásico de la vuelta de un viaje es venir cargado de ropa sucia y llegar y liarte a poner lavadoras, tender ropa, etc. Juno, que no se le escapa una, nos ha visto muy atareados y ha decidido que ella se encararía de destender (aixss!!).

Escenas cotidianas
Lo que hace Juno cuando cree estar sola, cuando nadie la ve, la interrumpe, la persuade...

Relleno del pañal destendido, a ver que hago con las pinzas...


Hombre, no saben nada mal...


Y mira que tienen buena pinta...


A lo que estaba, ¿el relleno está bien seco?


Perfecto, ya lo puedo guardar...


Me llevaré también esa pinza de ahí, que luego dicen que lo dejo todo por medio...


¡Ya la tengo!


No sé si dejarla en el tendedero...


¡Anda, pero si hay más ropa seca! Y que dibujo tan interesante tiene esta bolsita...


Mejor me centro en una sola cosa...


No he probado las pinzas de madera, a ver qué tal saben...


 Sí que están ricas sí, y la verde para después...


Eh, ¿qué estás mirando? 


Ya ni destender la ropa tranquila puedo, espera que voy...



(Me encanta espiarla ¿se nota? La calidad de las imágenes no es muy buena porque priorizo el no ser vista, hasta que me ve...)

Vacaciones
Este año ha sido un viaje de apenas diez días pero han sido las primeras vacaciones de verano con Juno y el primer viaje de más de una semana con ella. Al final todo ha sido un poco precipitado, Miguel que es un organizador de viajes genial y prepara unos itinerarios magníficos controlando hasta el último detalle: las mejores rutas, los mejores sitios donde comer, las mejores vistas, los mejores todos, este año sentía que íbamos a salto de mata, y es cierto, y en parte por mi culpa...Os cuento:

Si todo hubiese sido más o menos normal, hubiésemos seguido indagando sobre la zona en que nos quedamos antes del embarazo: tengo ganas de conocer Laos y Nepal, y las regiones más rurales de Camboya que apenas nos dio tiempo indagar. Pero este año, ha coincidido que Miguel hace poco ha empezado en su nuevo trabajo, por lo que le correspondían pocos días, y además, no supimos los días exactos hasta bastante tarde, así que descartamos destinos muy lejanos y dijimos de quedarnos por Europa. 

En un principio, el lugar elegido fue Escocia, pero un cambio de fechas encareció tanto el billete que también lo descartamos. Ah, ya puestos, pensamos que para ir con Juno, nuestra exploradora profesional, lo ideal sería un lugar donde ella pudiese gatear a sus anchas. Así que la cosa quedó en ir a Suiza en coche, haciendo una parada intermedia en algún lugar bonito de Francia, donde pasar un par de días. Estuvimos barajando varias casas de alquiler situadas en plena naturaleza, espaciosas y con increíbles vistas, a parte, ideales para ir con niños. Ya habíamos solicitado hacer la reserva en una de ellas, cuando perfilando los detalles del viaje, me pareció muy caro para el plan que íbamos a llevar, por muy espectacular que fuese el entorno de la casa, no dejaba de ser lo que era: estar muchos días en un mismo sitio. Por este motivo, a última hora me eché atrás. De ahí que, dos días antes de la fecha, le dejé el marrón a Miguel de buscar algo bueno-bonito-barato y cercano y optamos por quedarnos en España, que como ya la tenemos bastante rastreada, nos ha costado encontrar sitios nuevos (oye, es que en verano nos apetece novedad!!).

Ya os explicaré nuestra ruta y podréis ver las fotos del viaje (aún están en la cámara pendiente de la primera criba), por si alguien decide investigar la zona por la que hemos estado y le sirve de ayuda nuestra experiencia.

Escribir
Estos días he pensado en el blog, en lo que me gusta escribir sobre lo que se me pasa por la cabeza, me preocupa, me interesa... Hay algunos temas que me reconcomen y que no he sido capaz de abordar, tal vez algún día me atreva, todos ellos muy relacionados con las injusticias, que es lo que más me hace sufrir con diferencia. 

Con la propuesta de lista inspiradora he experimentado una interacción con la otra cara del blog (tú que me estás leyendo) que no había tenido antes, la de conocerte mejor. Yo que me desnudo mucho por aquí y siento que al otro lado se está muy abrigadito, como es normal. Confieso que no suelo comentar blogs ajenos, así que si te he comentado siéntete especial :) Tampoco acostumbro a leer los comentarios que dejan otras personas, como si ese derecho lo reservara al propietario/a del blog. Por facebook, incluso me cuesta más comentar, a parte de a mi familia y amigos íntimos, si lo hago es porqué tengo algo agradable y amable que decir. Pero últimamente, he leído un par de artículos muy interesantes y enseguida he tenido la impresión de que iban a crear bastante controversia, entonces, al ver la cantidad de comentarios, me dio por leer unos cuantos. Me quedé helada, de hecho, en uno de los casos, no quise seguir leyendo burradas que atentaban contra todo sentido común, cargadas de odio e intolerancia. 


Creo que nos cuesta a veces respetar opiniones muy distintas a la nuestra, a mí me pasa. Entender según qué posturas, y más cuando distan mucho de la nuestra, es un esfuerzo de empatía y de respeto considerable. A menudo, defiendo mi punto de vista a capa y espada sin dar mucho cuartelillo a quién sostiene lo contrario... pero hay cosas indefendibles, seguro que se os ocurren unas cuantas.


En fin, solo quería decir que estoy aquí de nuevo (es que cuando me voy me voy del todo, desconexión casi total). Este verano he leído un libro breve pero muy revelador, y quiero compartir algunos fragmentos, así que no desvelo cual. Y de paso os enseñaré unos cuentos preciosos que conocí gracias a una formación.


Feliz domingo playero o campero o casero, yo aún no sé por cual decantarme...

viernes, 29 de julio de 2016

LA PLANTA

Buenas noches, es tardísimo, Juno hace horas que duerme y tengo ganas de ir a dormir a su lado, de vez en cuando oigo como hace sus característicos ruiditos de qué agustísimo estoy, y claro, aún me dan más ganas de tumbarme a su vera jejjee!!!

Pero me apetecía también escribir cuatro líneas, a estas horas en las que casi todos duermen. Esta mañana me parecía que el día no me iba a dar de sí suficiente para todo lo que quería hacer, y así ha sido. Pero cuando he visto sobre el mármol de la cocina la planta que me regalaron a final de curso tan desvalida y moribunda... se ha convertido en mi prioridad.

Yo no sé cuidar plantas, sé cuidar niños: las plantas se me mueren y me siento fatal por ello. 

Llevo días queriendo buscar en Internet como cuidar un lirio (es una planta llamada lirio, no una flor, es que me suena raro decir el lirio sin aclarar esto), lo pensé cuando empezaron a secarse las flores y Miguel me dijo "la planta..." (y puso cara de que la cosa no iba bien). Entonces estaba en el comedor, la intenté poner en un  lugar con luz y con fresquito, al lado de los termos de Birmania. Pero es que nada más verla ya me agobié de que la maceta fuese pequeña, no lo soporto... las macetas pequeñas quiero decir, me da claustrofobia. Pienso en las raíces apretujadas, luchando por respirar y me falta el aire a mí también. Pero, claro, tengo que ir a comprar una maceta y tierra y para eso necesito saber qué tierra y una cosa por la otra la planta marchitándose a un ritmo brutal! 

Foto echada ahora mismo para que conozcáis a la planta

Después del mohín de Miguel, la saqué al lavadero a que le diese el sol (y dale con el sol), el fresquito (que con estas calores...,) y a la vez pensé que allí iba a estar protegida. Protegida de las inclemencias del tiempo, pero no de la fierecilla que tenemos en casa, que fue verla y a por ella: tiró de una hoja y toda la planta al suelo (prueba irrefutable de que la maceta es pequeña). No sé porqué, del lavadero se me ocurre sacarla al patio, para alejarla de Juno, supongo. Al instante, un soplo de viento (vivo en la calle del viento) va y la tira al suelo, y rompe el macetero de barro que usaba yo para guardar cuatro trastos y le cedí con todo el cariño a la planta.

El siguiente paso fue por fin buscar como cuidar a la pobre planta, y ante mi sorpresa leo que es una planta muy resistente, que tanto la luz como la sombra le van bien, que mientras tenga agua es muy fácil de cuidar porqué tiene un gran aguante, ¡toma ya! Y es entrar en casa y morirse todas las flores.

Así que le he cortado las flores muertas como recomiendan por ahí (hay una que no queda claro si está viva o muerta y le estoy dando una oportunidad, a ver si se decanta por el lado de la vida), he limpiado una por una las hojas con un trapito limpio y húmedo (yo he pensado que para hidratarla, vete a saber si así se hidrata a una planta...) y la he puesto en el cuarto de baño, exactamente al lado de la bañera: he buscado un sitio donde esté a sus anchas, me he asegurado de que no le roce nada, hay luz pero no da el sol directo y el tema del agua lo tenemos más que fácil, a ver... Ahora estoy preocupada por qué hacer con ella cuando nos vayamos de vacaciones, es una responsabilidad, yo no voy a estar tranquila si pienso que la planta puede tener sed y estar sin agua...

Una vez, a final de curso me regalaron un naranjo, y el arbolito, de julio no llegó a septiembre. Últimamente me regalan ramos de flores, que ahora que nadie nos oye tengo que confesar que no me gustan nada, y creo que la planta ha sido muy acertada, el punto medio, solo hace falta que yo, a demás de niños, aprenda a cuidar plantas!

Cuando te vas 
se me mueren las macetas 
que no las riego con llanto 
de tanto llorar los ojos se me secan 
que no las riego con llanto 
¡ay! de tanto llorar los ojos se me secan. 

Y con los ojos sequitos 
la mirada se me ciega 
y el corazón que no ve 
ni siente, ni padece 
se mustia y se muere de pena 
y el corazón que no ve 
ni siente, ni padece 
se mustia y se muere de pena. 

Por eso te planté 
mi corazón en una maleta 
pa poder echar raíces 
donde quiera que tu estés. 

Por eso me arranco la piel 
pa que te hagas una maleta 
para cuando eche de menos 
el cuerpo que ciñen tus prendas 
para cuando eche de menos 
el cuerpo que ciñen tus prendas. 

Donde quiera que estés 
sácame al balcón 
a lucir mi amor sincero 
que se entere la gente 
que no soy uno más 
en tu macetero.
La Maceta, La cabra mecánica
(cómo me gustas Lichis)

Empecé escribiendo sobre Fantasía, y lo he dejado en borrador para acabar contando la anécdota de mi planta, los temas ligeritos que les llamo yo... Me ha ido genial para quitarme otros menos livianos de la cabeza y ahora sí me uno a mi bombón. ¡Un beso!

lunes, 25 de julio de 2016

DÍA DE PLAYA haciendo amigos

¡¡Holaaa!! Después del genial día de playa de ayer, hoy alternaremos con parque, aunque yo me tomaría un respiro para estar en casita y hacer algunas manualidades, a Juno el aire libre le sienta muy bien :) Y como a prácticamente todos los niños, le gusta comer arena y estar en todas partes menos en la toalla.


Allá donde vamos Juno está pendiente de todo, sobretodo de las personas, pero no le vale cualquiera: ella siempre se fija en alguien en particular. Un día que íbamos en tren, le pasó con una chica del pasillo de al lado, no le quitaba ojo, y después empezó con el "¡eh!" y el "¡ah!" (aún no decía "hola") y a querer soltarse para ir hacia ella. Por más intentos que hacía la señora de al lado por llamar su atención, ella quería que le hiciera caso la chica. Luego la señora, que iba a por todas, le enseñó la muñeca bien surtida de pulseras de cuentas y abalorios que con el movimiento parecía un sonajero y Juno se abalanzó en plan me las quedo (¡qué volátil, jejjee!).

A veces se fija en alguien que no le hace ni caso. Primero le mira, le sonríe, le dice "hola", espera... y si aún no ha recibido respuesta, insiste con muchos "hola", le ofrece algo con la mano, incluso le grita. No tiene un prototipo, eso me gusta, ayer en la playa tuvo ese flechazo con un chico de una toalla cercana: es cierto que el muchacho no pasaba inadvertido, era un tiarrón alto, con la cabeza rapada y una gran barba, muchos pearcings en la cara, las dilataciones más grandes que he visto y el cuerpo repleto de tatuajes. Iba con una chica rubia de larga melena, pero ella solo tenía ojos para él. Por suerte para ella, el chico le hizo mucho caso, le sonreía, respondía a sus llamadas, bailó para ella... hizo un amiguito.




Tengo un imán
Había olvidado lo fácil que es para un niño hacer amigos. Últimamente no puedo decir que me sienta sola: ya sea en el parque, en la piscina, en la biblioteca o sentadas en un banco, es raro el día que no se nos acerque una niña (sí, han sido en todos los casos niñas, de entre 6 y 10 años, me atrevería a puntualizar). Vienen, dicen "hola" y se sientan a nuestro lado; algunas le dicen cosas a Juno y otras me interrogan a mí, las hay que me cuentan sus cosas, me hablan de sus hermanos, primos o vecinitos pequeños... También las hay más calladas, que cogen la mano de Juno o le acarician la cara, y ya os podéis imaginar la bolita ¡qué contenta de ser el centro de atención!


¡Aquí no duerme nadie!
Ayer, como había hecho un amigo ;), fue imposible que durmiese un rato de siesta, y a Miguel también le resultó imposible dormir él... En parte porqué le trepó, le tiró de los pelos, le pellizcó, le clavó el tubito de crema, que no soltaba ni a la de tres, por todas partes...




También le gusta jugar a su aire, no os vayáis a pensar jajjjaa, creo que le dio tiempo de todo...


Nos llevamos unos bocadillos para nosotros y ensalada de pasta para Juno. ¡No sabéis cómo le gusta el maíz! Me encanta ver sus deditos pescando granito a granito hasta no dejar ni uno.




Una vez en el coche, nos deleitó con un entretenido monólogo, que más bien parecía que nos estuviese echando una bronca, de 2 minutos y acto seguido se quedó K.O. ¡Claro, quería recuperar fuerzas para seguir jugando en casa!

 


Buen comienzo de semana, de nuevo gracias por las listas y las fotos, y tranquilos los que me pedís más tiempo que no es la entrega de un trabajo! Pero esta semana lanzo una tercera propuesta para quien la quiera llevar a cabo y de paso os hablaré de alguien muy interesante...

viernes, 22 de julio de 2016

OS PONGO AL DÍA...

Buenos días gente que estáis de vacaciones como yo (jejjee), qué bien sienta tener todo el día por delante y así un día y otro y otro... y ya, mejor no pensar en ese número del calendario que indica la vuelta al trabajo, ¡queda muchoooo aún! Ah, y buenos días currantes, ánimo valientes que trabajar con estas temperaturas es de admirar. Y los que queréis trabajar y no podéis, también conozco esa sensación, nunca hay que perder la esperanza (quién me iba a decir a mí hace años que iba a encontrar mi trabajo perfecto).


Médicos
Hoy me han llamado de Vall Hebron para cambiar la hora de la visita con la cardióloga que tenemos a fin de mes, hace mucho que no os hablo del corazón de la bolita y eso es buena señal:) Llevamos tiempo que solo toma un medicamento, propanolol, cada ocho horas una jeringa entera. Y el día 15 de este mes sonó mi alarma del móvil para recordarme que ya solo se lo tenemos que dar cada 12 horas, ¡¡solo!! Ni en sueños pensé que iba a ir tan bien todo, hasta me da miedo decirlo en voz alta... Puede que antes de que cumpla tres años la tengan que volver a operar, no olvido esa posibilidad, pero tal vez no.


Es cierto que hemos ido teniendo visitas frecuentes con la cardióloga, pero como es el único médico que ha necesitado no creo que estemos de hospitales más que cualquier otra familia. Y, en todo caso, nos da tranquilidad la frecuencia y la minuciosidad con la que examinan su corazoncito. Si la vieseis ahora que nervio tiene, no para, con su "hola" siempre en la boca: su primera palabra y más pronunciada con diferencia.

Motricidad
Quiere correr mucho y nosotros no tenemos prisa; fue reptar, gatear, sentarse, ponerse en pie y ahora se recorre el sofá entero, se queda de pie sin sujetarse y nos mira con cara de "ves lo que sé hacer" y nosotros disimulamos... ¡ya tendrá tiempo de estar de pie! Es que ella lo haría todo de pie. 

Cuando la vio Núria Ferrando este verano (fisioterapeuta y especialista en desarrollo infantil), durante una formación sobre motricidad en la infancia, ya me advirtió de que quiere ir más rápido de lo que su cuerpo le permite. Solo hay que ver sus piernecitas, mejor esperar a que estén más fuertes y preparadas para sostener el peso de su cuerpo (y especialmente el de su cabeza, que es muy pesada en proporción), pero vaya, que nosotros lo único que podemos hacer es no animarla a seguir avanzando a este ritmo tan acelerado.




Alimentación
Seguimos con el BLW o lo que viene a ser comer sola y entero. Sobre este tema iba a volver a escribir porque me preguntan muchísimo y por unas cosas u otras casi nadie lo puede llevar a cabo, yo no he hecho nada especial: confiar y tener paciencia. Y solo he necesitado la primera porque a Juno le ha encantado comer y todos los alimentos que le hemos ofrecido desde el minuto uno le han gustado mucho, pero no tiene porqué ser así, es lo más normal que requiera de cierto tiempo.

Aclaro dudas (basándome en las preguntas que me hacéis):


-- Nunca le hemos ofrecido triturado.
No lo ha probado aún, vaya.
¿Por qué? Porque aún no sabe comer con cuchara.

-- Nunca le hemos dado de comer.
Ella siempre come sola: elige, coge, prueba, etc.


-- Tampoco la seducimos para que coma una cosa u otra ni más cantidad.
Cuando me informé de las consecuencias del "venga un poco más" pensé en como no lo había pensado yo antes. Si nuestro organismo regula el hambre y nos informa cuando estamos saciados, ese poco más no hace otra cosa que confundir al niño y al organismo.

-- No le damos galletas
Me gustaría que a Juno no le ofrecieran galletas, la verdad, porque opino que hay alimentos mucho más sanos y porque el mundo de las galletas está demasiado cerca del de las chucherías: llevan azúcar hasta las que juran y perjuran que no (a ver si se piensan que poniendo sacarosa ya nos han despistado) y ya sabemos la variedad que hay con chocolate, etc. Si empieza ya con las galletas y nosotros a seleccionar las menos malas, ¿cuándo frenamos esto? Prefiero los panes, desde nuestro pan con tomate, a otros panes con frutas que pueden ser una buena opción de merienda.
Los niños no necesitan las galletas, aunque hasta la enfermera pediátrica te pregunte si ya le das (ayyy), son las empresas que necesitan familias que así lo crean (mirad cuanta publicidad al respecto).

-- Si un día (o dos) no tiene hambre lo respetamos.
Sin agobios, sin culpas, sin intentar que coma algo como sea...
No pasa nada, a los adultos nos sucede con el calor, si hemos comido mucho antes ¿no?
Lo único que nos preocuparía es que no beba agua y tomando el pecho ni eso.

-- En definitiva:
El BLW, aunque no lo elegimos conscientemente, nos funciona; nos encanta verla disfrutar de la comida y ser tan autónoma.
Bebe agua con su vaso de cristal y en esto si la ayudamos sujetando el culo del vaso y dejando que ella vuelque para beber.


También quiero decir que si vas a estar sufriendo por: 

- Si se atraganta (que es muy improbable, porque al gestionar la comida el propio niño controla más que al recibir una cucharada de comida de otro).

- Si come suficiente

- Si lo tira al suelo

- Si se mancha mucho 

- Etc., etc. No lo hagas o hazlo de manera que te sientas cómodo/a



Después de este inciso... Y ver algunas fotos de bolsos que he recibido (¡qué majos sois!), estoy pensando en darme un caprichazo y comprar, ahora que creo que seguimos en rebajas, unos zuecos Swedish Hasbeens, hace años que les sigo la pista, pero son muy caros (para mí) y hay tantos modelos que decidirme por unos me va a costar... y pensar donde comprarlos otro dilema.

Os enseño los que me gustan por si me queréis ayudar a elegir...


¿Negros, por aquello de que combinan con todo?
No son muy altos y con medias me encanta como quedan, yo soy mucho de llevar medias de colores.





¿O marrones?
Los tonos marrones son fáciles de combinar y se ve que son de piel (por su precio espero que lo sean).


¿Marinos?
Otro tono fácil de llevar, combinar...


¿Rojos?
Es un color que me gusta especialmente, por lo que tengo muchos zapatos rojos... Tal vez no sea la mejor opción entonces.


Os dejo disfrutar del día, yo voy a hacer lo mismo :)