miércoles, 31 de agosto de 2016

FOTOS DE VACACIONES Y JUNO CUMPLE 1 AÑO

¡¡Buenas noches!!
He dejado la tele, ya no veo ni Saber y ganar (mi programa favorito), ni los documentales de cocina de canales perdidos, ni las pelis raras de La2... Pero no es definitivo, septiembre, y una programación decente, tal vez me animen a recuperar esta vieja afición (aunque Juno y tele no casan en una misma frase, así que ya veremos). ¿Por qué os cuento esto? Es la hora de sofá y tele y estoy sentada frente al ordenador, pero en realidad no es a la tele a la que le estoy dando plantón, es al libro de Frida que voy leyendo casi capítulo a capítulo, y son muy breves.

Hoy me han preguntado si me pasa algo porque llevo varios días sin escribir, ¡las vacaciones me pasan! (Gracias por echarme de menos). Si pudieseis ver mi bandeja de entrada, está repleta de posts a medias... No sé si hacer un collage con toda la información aún a riesgo de que se os atragante, pido perdón de antemano por si me animo ;)

Me apetecía mucho reencontrarme con la pantalla y la página en blanco, y dejarme llevar (a ver qué sale), en primer lugar os voy a explicar un secreto: no hemos celebrado el cumpleaños de Juno. No. Y ha sido a posta.

No es que nos haya dado pereza preparar una fiesta, comprar un pastel, una vela, algo de decoración, confeccionar unas invitaciones, invitar a unas cuantas personas... No es que no tuviésemos donde hacerla o gente dispuesta a venir y cantar a coro aquello de "cumpleaños feliz, cumpleaños feliz"

Pensamos en Juno: le gusta la gente, y mucho, pero la gente de su día a día, y no creo que todas esas personas reclamando su atención a la vez. Muchas veces nada tiene que ver con la gente que se acaba invitando a un cumpleaños infantil: muchos adultos, algunos desconocidos, niños con los que no tiene trato... Me acordé de cuando mi hermana era pequeña y su mejor amiga la invitó a su fiesta de cumpleaños, era una fiesta solo para niños, los padres los acompañaban hasta la puerta y a una hora prefijada los pasaban a recoger. La fiesta era para ellos, los niños, para jugar y divertirse a sus anchas; me pareció muy coherente. Pero Juno aún no tiene amigos, ese plan tendrá que esperar un poco.

Lo del pastel... Ya me disponía a buscar como hacer una tarta de fruta sin azúcar, pero entonces caí en que ella come la fruta a trozos, y le encanta, así que lo más lógico era preparar mucha fruta para ella y el resto de invitados. Además de otras de sus comidas favoritas: pan con tomate, maíz... Y en cuanto a la vela, total, aún no sopla (tal vez sepa y lo ignoramos, no lo ha necesitado), podíamos prescindir de la vela este año ¿no?

Otro tema, la decoración: si intentamos que congenie con sus gustos, se me ocurre un lugar agradable en plena naturaleza, con todas las cosas que le chiflan: piedras, palos, hojas, flores ¡y agua! El sol le molesta en los ojos y es muy calurosa, así que bajo una buena sombra ¡¡ideal!!

Y una vez nos planteamos todos estos aspectos, decidimos hacer que ese día fuese realmente especial para ella estando por ella, más aún si cabe que otro día cualquiera. Estando 100% disponibles y dejándola ser feliz: libre, activa, curiosa y muy muy feliz.

Ese día el móvil se quedó en una estantería olvidado, los libros en el cajón y el ordenador apagado, igual que la tele. Miguel y yo recordamos un año antes, cuando nació, algunos momentos íntimos, nuestras anécdotas, esos detalles que se quedan grabados y que le contaremos para que sepa lo especial que ese día fue para nosotros.

Así que os he engañado, sí lo celebramos, pusimos especial cuidado en que ese día fuese único y nuestro.

Para ir adelantando faena jejjee, os dejo con un aperitivo de las fotos de estas vacaciones: las del primer día en O Grove.







  


Me despido por hoy, al final me he comportado y he sido relativamente breve, no he querido mezclar temas, mañana más ;)

Post Data:
Hace poco que venimos de estar un par de días en la casa que unos amigos comparten con varias familias en un pueblecito con río, un pequeño paraíso para mi pequeña salvaje, que podéis ver en plan pececillo. Dos días que me han sabido a poco, siempre se quedan temas en el tintero, conversaciones a medias, partidas que no llegan a jugarse...