jueves, 1 de septiembre de 2016

JUNO Y JÚPITER

Lo prometido es deuda y aquí viene otra entrega de "mis notas", he bajado el nivel de las entradas (o el tiempo dedicado a escribirlas) ¿Me perdonáis? Estoy en modo vacacional hasta próximo aviso!

El nombre de Juno me tiene enamorada, cada vez me gusta más, estoy contenta de haber dado con el nombre perfecto para la bolita, ¡eso opino yo! También me gusta por ser un nombre poco común, así que no os copies por favor ;)

Cuando vamos con ella y nos preguntan por su nombre, mucha gente se disculpa: "ay, perdón, pensaba que era una niña..." y les tenemos que explicar que Juno es nombre de niña. También hay quien directamente no lo ha oído nunca y se extraña porque lo hayamos elegido, o suelta un "hoy en día ponéis unos nombres..." y les falta acabar la frase con: ¡dónde se ponga un Juan y María! Nosotros encima complicamos la cosa al no ponerle pendientes, es que somos... jejjee!!



Este verano hemos vivido unas cuantas escenas de confusión, que nos hacen gracia, en ningún momento nos ofende. Es que hay personas que parecen sentirse avergonzadas por llamarle "guapo" al descubrir que es niña jejjee!! No nos extrañaría ni que la confundieran con un monillo, todo el día trepando y brincando!

Nosotros somos padres de una personita estupenda 
y lo que más nos preocupa es que sea muuuuy feliz

Otra anécdota que me hace reír cuando me acuerdo: antes de decidirnos por un nombre estábamos indecisos entre Amélie y Juno. Pues mi prima Beatriz, que la tengo un poco lejos, al leer los dos nombres se ve que dijo indignada: ¡por favor que le pongan Amélie, cómo la van a llamar Juno! Y es que ella lo pronunció como Juan, y con ese salero que ella tiene diciendo las cosas, pues no le sonaba nada bien!!





En Galicia creo que están más habituados a nombres similares, como June, entonces no les ha sorprendido tanto. Uno de esos días en terras galegas, concretamente en la zona de la Ribeira Sacra, durante un paseo en catamarán por el río Sil la guía nos contó una historia que no conocía y a la que presté especial atención: el mito de Juno y Júpiter (ella pronunció Juno a lo Jota de Juan).



Existe una leyenda que afirma que el dios Júpiter (Zeus en griego) quedó enamorado de las bellas tierras gallegas y para poseerlas la atravesó con un río: el Miño. Juno (Hera en griego), su esposa, se puso muy celosa con este hecho y quiso afear estas tierras para que Júpiter se desenamorara de ellas. Se le ocurrió partirla en dos por medio de una gran cicatriz, que luego sería el río Sil, este acto tan perverso enfureció a Júpiter que la condenó a vagar eternamente por la ladera del río.
Se ve que luego la perdonó, no recuerdo con más detalle la historia, suerte que estuve muy muy atenta...




El caso es que dicen por ahí que era muy celosa, motivos tenía, pues la lista de amantes del dios era larguita...




Tu sabes cuando te levantas por la mañana y no te apetece peinarte ni ná de ná, pues eso ;)

Me voy a acompañar a una personita muy apetecible que duerme desde hace rato y a otra que está a puntito puntito... ya veis que no pierdo ocasión de ir colando fotos de las vacaciones eh! Buenas noches familia :)