jueves, 4 de enero de 2018

RECUENTO DE LECTURAS

Este blog me sirve como álbum fotográfico, agenda, diario y también para ir haciendo mi listado de lecturas que de otro modo he sido incapaz de hacer hasta la fecha. Así que voy con los últimos libros leídos:

El duelo es aquella cosa con alas
Max Porter
Rata Books
2016


"Esta es una carta de amor al duelo indescriptible y a la formidable belleza del mundo. La vida es oscura. La vida es curiosa. Esta es una carta de amor a la poesía, a los cuentos infantiles, a las fábulas, a los mitos, a los ensayos y obras de teatro. Al leer de todo y libremente, a reimaginar y reinventar aquello que hemos leído. A rugir por la biblioteca como un cuervo gigante y borracho, graznando, tragando, gritando y chillando. Es un mensaje a mí mismo: no dejes que nadie te explique como se ha de leer. No dejes que nadie te explique como se ha de hacer un duelo. No hagas caso del camino recto, de la línea vertical... Vagabundea, indaga de un lado a otro, enrédate. Todo es inacabado."


"Este libro se
 imprimió en noviembre,
cuando faltaban tres
meses para la puesta
de huevos de los cuervos. Suelen
incubarlos tres semanas
y, cuando nacen los pollos,
los alimentan menos
tiempo del que hacen
otras especies. Esto
contribuye a que los
cuervos tengan fama
de crueles. En alemán,
de una madre que no
cuida a los hijos se le
dice Rabenmutter,
 madre cuervo."


Otro :Rata_ que me entusiasma porque no es nada de lo que podía esperar de un libro sobre el duelo y eso me encanta, que me sorprenda y ofrezca algo diferente es de agradecer. Trata de reflejar como sigue la vida y se restablece la rutina tras la muerte de un eje principal de la familia, como es la madre. Es un relato a tres voces: la del padre, la de los hijos y la del cuervo-duelo. 

Anatomía de las distancias cortas
Marta Orriols
Editorial Lumen
2017


Recopilatorio de cuentos breves que se bebe de un trago, o al menos eso he hecho yo con él. Pero también resulta perfecto para combinar con otras lecturas más densas, por lo ágil que resulta leerlo. Todas las historias tienen en común la cotidianidad, aunque es una cotidianidad acomodada, no hay grandes tragedias, las situaciones que describe son fácilmente imaginables y está preñado de personajes con los que empatizas aunque no compartas su estilo de vida. Los cuentos que más me han gustado son: La piscina, No amb mayúscules, Sota el plàstic protector. Un libro ameno y amable de leer. Esperaba más, cuestión de expectativas.

Sueños en tiempos de guerra
Ngũgĩ wa Thiong’o
Editorial Rayo Verde
2016


"El sueño de cambiar un país colonizado inmerso en una guerra genocida"

"Por fin llega el tren. Nos dirigimos hacia los vagones que no llevaban el cartel "Solo Europeos" o "Solo Asiáticos". La tercera clase no es digna ni de llevar un cartel que diga "Solo Africanos". (...) Me quedo plantado en el andén con el equipaje y miro el tren mientras se va con mis sueños pero sin mí, con mi futuro, pero sin mí, hasta que desaparece. Me saltan las lágrimas. No quiero llorar, soy un hombre, y los hombres no lloran, pero no lo puedo evitar. El militar blanco que me tumbó en el suelo a golpes no me pudo hacer llorar, pero este funcionario blanco, este trabajador del ferrocarril que no me ha dejado subir al tren lo ha conseguido."

Lo que más me ha gustado de este libro es la esperanza, el hecho de ser un libro positivo y optimista. Si es así es porque su autor desdramatiza todo cuanto explica, porque no se detiene ante los infortunios que se van cruzando en su camino, mira de alcanzar un futuro mejor. 

Lo recomiendo, ni que sea por ampliar la mirada y leer a autores fuera del binomio blanco-occidental tan frecuente.

Chicas muertas
Selva Almada
Literatura Random House
2015



Como hace poco le he dedicado una entrada no voy a entrar en detalle, ya sabéis, si queréis más info: chicas muertas.

Pendientes que pueden estar bien...

Este jóven monstruo
Charlie Fox
Alpha Decay

La mirada de los peces
Sergio del Molino
Literatura Random House

El club de los mentirosos
Mery Karr
Errata Naturae

La épica del corazón
Nélida Piñon
Alfaguara

Se acaban las vacaciones y no he leído nada de lo que tengo sobre la mesilla de noche, bueno sí, he leído las 10 primeras páginas de todo, que es casi como no leer nada... Feliz entrada de año, mi año empezó en septiembre, y por eso ni propósitos se me han ocurrido. ¿Así, a medio curso? ¡Qué raro empezar en enero algo! ¡¡jejjee!!