viernes, 8 de junio de 2018

TARDE EN EL PARQUE

Una de las mejores decisiones que he tomado es solicitar la reducción de jornada en mi trabajo. Tener tardes interminables para disfrutarlas junto a Juno (y siempre que podemos, con MIguel) es un lujo: el tiempo en familia es mi pequeño lujo diario.


BUSCADORES DE PARQUES NATURALES

No hace falta desplazarse mucho para encontrar pequeños paraísos naturales. Encontrar parques como el que os muestro me llena de esperanza, aún hay proyectos que valoran el espacio natural por encima de la sobreprotección (muy relativa, en mi opinión) de los parques con suelo de caucho. Lugares en los que los protagonistas son la tierra, las plantas, las flores, las hormigas, las mariquitas, los árboles... También me alegra ver módulos de madera tal cual, sin representar animales con plafones ni pinturas de colores chillones.




Ayer me animé a salir con la cámara, lo hago bastante poco si no es que salgamos fuera, y me volví un poco loca echando fotos... Me ha costado seleccionar y escoger solo unas pocas.




LA MOTO

Cada día reclama su ratito, si no es de moto, es de triciclo, es uno de sus juegos de movimiento favoritos. A ella le encanta ir a dar una vuelta a donde sea, y yo no dejo de buscar lugares cercanos para ir ofreciéndole alternativas.




PONERSE A PRUEBA

Cuántas acciones pueden llevar a cabo si disponen de un espacio y unos materiales que lo permitan: subir, bajar, trepar, escalar, saltar, deslizar, frenar... El movimiento es básico para el desarrollo, cuánto más cómodos y libres mejor!














RESBALAR Y DEJARSE CAER

Confiar en las propias capacidades se aprende practicando, bajando por muchos toboganes cuando ha estado preparada para hacerlo por sí misma, sin un adulto que le seduzca para hacerlo o directamente la baje él.